Partes de una página web: Estructura y contenido

Partes de una página web: estructura

Cuando hablamos de las partes de una página web, generalmente nos referimos a su estructura. Es decir, todo el conjunto de elementos o de diseño o funcionalidades, tales como secciones o menús, que hacen la página web navegable y funcional.

También es muy común referirnos a las partes de una página web cuando hablamos de contenido. En este caso lo correcto sería hablar de las propias páginas de la web, pero también lo veremos un poco más en detalle para despejar cualquier duda que puedas tener.

Está claro que existen cientos, por no decir miles, tipos de páginas web. No es lo mismo hablar de un ecommerce o un negocio de dropshipping que de una página web corporativa o un blog de repostería, pero casi todas ellas comparten una estructura bastante similar y con elementos en común.

¿Entramos en materia? Veamos entonces cuáles son las partes de una página web y cuáles son los elementos más comunes que las componen.

¿Cuáles son las partes de una página web?

Para poder explicarte todas las partes de una página web, vamos a diferenciarlas en función de su estructura y de su contenido.

  • Partes de una página web en función de su estructura
    • Cabecera o header
    • Cuerpo o body
    • Pie de página o footer
  • Partes de una página web en función de la distribución del contenido
    • Inicio o home
    • Contacto
    • Productos y servicios
    • Blog
    • Política de privacidad

Ahora veamos cada uno de ellos con más detalle.

Estructura de una página web

Cuando hablamos de la estructura de una página web normalmente se identifica tres partes muy bien diferenciadas: la cabecera, el cuerpo y el pie de la página.

Cabecera o header

La cabecera contiene la parte superior de la web. En ella se encuentra la información básica de la empresa o marca y es consistente en todo el sitio, es decir, se repite en cada página de la web.

Los elementos que normalmente se encuentran en la cabecera son:

  • Logo de la empresa
  • El menú de navegación
  • Un cuadro de búsqueda
  • Una pequeña descripción de la web

Estos elementos muchas veces difieren en función de la plantilla de WordPress que utilices, pero son los más comunes.

Si hablamos en lenguaje HTML, verás que todo el contenido de la cabecera aparece entre las siguientes etiquetas:

<header>Contenido de la cabecera</header>

Importante: Es importante que cuando creas tu página web fijes la cabecera. ¿Qué quiere decir esto? Pues a medida que un usuario hace scroll en alguna de las páginas, la cabecera se mantiene fija y tu marca y los accesos más importantes de tu página, como el menú, están siempre accesibles mientras navegan por tu sitio.Partes de una página web: estructura

Cuerpo o body

Es la parte de la web que alberga el contenido principal de tu web. Esta parte sí es diferente en cada página de tu sitio. Es decir, no será el mismo contenido el que incluyes en tu página de contacto que en la página principal.

En HTML puedes identificar rápidamente este contenido ya que se encuentra entre las siguientes etiquetas:

<body>Contenido del cuerpo</body>

Pie de página o footer

El pie de página o footer es la parte inferior de un sitio web. Al igual que la cabecera, se repite y es consistente en cada página. Además, también incluye elementos básicos como:

  • Menú simplificado
  • Información de contacto
  • Botones de redes sociales
  • Logo de la empresa
  • Enlace a la política de privacidad

Tal y como vimos en las partes anteriores, en HTML el pie de página se encuentra entre estas etiquetas:

<footer>El contenido del pie de página</footer>

Partes de una página web en función de su contenido

Acabamos de ver las las partes de una página web en función de su estructura, ahora veamos cómo se divide una web en función de la distribución de su contenido.

Inicio o home

Si hablamos de las partes de una web, la página principal, de inicio o la home es la más importante de todas. En ella se incluye la información más importante de tu empresa ya que es en la que tienes que proyectar tu marca y mostrar a tus visitas a qué te dedicas.

Además de los elementos propios de la cabecera y el footer (que ya sabes que son iguales en todas las páginas), en la página de inicio sueles encontrar:

  • Llamadas a la acción o CTAs: imprescindibles para lograr que tus visitas realicen la acción que tú sugieres: comprar/suscribirse…
  • Resumen de tus productos y servicios: generalmente se suele hacer mención a tus productos mediante una buena imagen o un eslogan, con el objetivo de que tus visitas en solo 3 segundos sepan a qué te dedicas. Sin entrar en mucho detalle, para eso tendrás tu propia página.
    Ofertas: si tienes una oferta importante y que quieres destacar, la página de inicio suele ser la parte de la web más adecuada para anunciarla.
  • Indicadores de éxito: número de clientes, número de empleados, países en los que operas, años de experiencia… Todo vale para mostrar que tú eres el mejor.
  • Testimonios o colaboraciones: Es muy habitual encontrar también en página principal algún testimonio, reseñas o simplemente los logos de las empresas para las que has trabajado.

La página de inicio está alojada siempre en el dominio principal, no en un directorio. Para que me entiendas, la página de inicio o hombre de tu web será tudominio.com y no tudominio.com/servicios.

Contacto

No siempre tienes una página web para vender online. De hecho, muchas empresas no lo hacen y simplemente deciden crear un sitio en Internet para mostrar ahí la información más importante de su negocio. Y, claro, la información de contacto lo es.

El teléfono, la dirección y los horarios son tres elementos básicos que deben estar sí o sí en todas las páginas de contacto y, como no, también en la cabecera y en el footer. Pero, además de ello es muy recomendable incluir los siguientes elementos:

  • Formulario de contacto: Darás a tus clientes la posibilidad de contactar contigo las 24 horas del día y esto transmite muy buena imagen. ¿Quieres crear el tuyo? En este post te explicamos cómo crear un formulario de contacto en WordPress. ¡Toma nota!
  • Dirección de correo profesional: Aunque cada vez es algo más habitual, tampoco es nada raro encontrarte con emails del tipo carpinteriafede@gmail.com. Así que, crea las direcciones de correo personalizadas con tu dominio y transmite que eres todo un profesional.

Productos y servicios

Cuando creas el contenido de una web, lo ideal es que la información más detallada de los productos que vendes o los servicios que ofreces la incluyas en una página específica.

En esta parte de la página web debes de incluir todo lo relacionado con tus productos o servicios: ventajas de tus productos, principales características, a quién están dirigidos, el precio, gastos de envío…

Por supuesto, no te olvides de las llamadas a la acción en esta parte de tu web. Textos como «¡Lo quiero!», «Añadir a la cesta» o «Reserva ya» ayudarán a conducir a tus visitas hacia el objetivo final.

Blog

Cuando hablamos de distribución de contenido y partes de una página web, podemos decir que la página del blog es indiscutiblemente una de las más importantes de tu sitio.

Crear un blog puede hacer que tu negocio despegue de una vez por todos. Es indispensable para tu estrategia de contenidos y una pieza clave si quieres mejorar tu posicionamiento orgánico en Google y ganar visitas a tu sitio web.

Los elementos web más comunes que encontrarás en casi cualquier blog son:

  • Buscador: No todas las plantillas de una página web incluyen la función de buscador, pero las plantillas de blog casi todas lo tienen.
  • Formulario de suscripción: Incluir una caja de suscripción en un blog es una forma de generar leads de calidad. Aunque no sean clientes, ya tienes su cuenta de correo electrónico para enviarle el contenido que publicas y, poco a poco, puedes ir acercándolos al proceso de compra.
  • Categorías y etiquetas: Otro de los elementos que es recomendable incluir en esta parte de tu web es una sección con las categorías (e incluso las etiquetas más importantes) de los contenidos de tu blog. Es una buena forma de estructurar el contenido y mejorar la usabilidad de tu sitio.

Política de privacidad

Seguramente que es una de las páginas menos vistas de una web, pero con el GDPR (y ya antes de su aprobación) uno de los requisitos básicos es proporcionar a tus usuarios toda la información relacionada con el procesamiento de los datos que se recopilan a través de tu sitio web.

Esta parte de tu web no tiene que ir en el menú principal, pero la tienes que incluir sí o sí. Normalmente se incluye en el pie de página o footer, así como en los avisos de cookies o cuando incluyes algún formulario de registro o suscripción.

Estas son solo algunas de las páginas más importantes o comunes que puedes localizar en una web, pero no las únicas. En función del contenido que necesites mostrar a tus usuarios, necesitarás crear o suprimir algunas. ¡Sobre esto no hay una regla escrita!

Recapitulando…

Generalmente cuando se habla de las partes de una web nos referimos a la estructura de la misma, es decir, al encabezado (header), al cuerpo (body) y al pie de página (footer).

Tampoco es extraño hablar de partes de una web cuando en realidad nos referimos a las diferentes páginas que existen dentro de un sitio web. Es por ello, que también hemos visto en qué consiste cada una de estas páginas y los elementos más comunes que las componen.

¿Dudas aclaradas? Si no es así, déjanos un comentario y volvemos a intentarlo 🙂

Verónica Casas

Licenciada en Comunicación Audiovisual y amante del mundo de las tecnologías y de todo lo relacionado con páginas web y marketing online. Dedico parte de mi tiempo a escribir en este blog con el objetivo de ayudarte a lanzar tu negocio online. ¡Emprendamos juntos este viaje!

No hay comentarios

Deja un comentario