¿Cuál es la diferencia entre SEO y SEM?

Diferencia entre SEO y SEM
5
(1)

Cuando estás adentrándote en el mundo del marketing digital y posicionamiento en buscadores, hay dos estrategias imprescindibles, pero que a su vez generan un montón de dudas… ¿Qué es SEO y SEM?¿Son lo mismo? ¿Cuál es la diferencia entre SEO y SEM? ¿Cuál de estas dos estrategias de posicionamiento funciona mejor? 

Al principio es normal que tengamos la cabeza a mil por hora, sobre todo cuando empezamos a ver estas siglas por todos lados que nos suenan a chino. Si es tu caso, no te preocupes, porque hoy voy a tratar de despejar todas tus dudas relacionadas con el SEO y SEM. 

Estoy segura de que cuando acabes de leer este post tendrás claro cuál es la diferencia entre SEO y SEM y cuál es la mejor estrategia para tu página web. Y si no es así, espero que me dejes un comentario y le ponemos solución 🙂

Venga, ¡vamos a ello!

¿Qué es SEO y SEM?

Antes de que veamos cuál es la diferencia entre SEO y SEM, primero quiero que conozcas el significado de cada uno de estos conceptos por separado.

Significado de SEO

El concepto SEO (Search Engine Optimization) hace referencia a un conjunto de técnicas y estrategias que se aplican en una página web con el objetivo de mejorar su posición natural en los buscadores como Google, Yahoo, Bing…

En otras palabras podemos decir que el SEO es una estrategia de marketing online que se centra en mejorar el posicionamiento en buscadores y la optimización de motores de búsqueda.

El posicionamiento SEO es un proceso natural y orgánico. Es decir, detrás del SEO no hay anuncios o publicidad, sino un montón de horas de trabajo orientadas a mejorar el contenido y la autoridad de una página web en Internet.

Por tanto, el SEO tiene como objetivo que una web aparezca en los primeros resultados de búsqueda por su relevancia y porque se adecúa a lo que los usuarios buscan en Internet y no porque hayan pagado un anuncio o una campaña de publicidad.

Significado de SEM

Por el otro lado tenemos el SEM. El posicionamiento SEM (Search Engine Marketing) engloba todas las técnicas de marketing para mejorar la posición de una página web en buscadores, ya sean técnicas orgánicas (SEO) o anuncios de pago.

En la práctica, cuando hablamos de SEM, hacemos referencia únicamente a las técnicas que mejoran el posicionamiento web a través de anuncios o campañas PPC (Pay Per Click) en plataformas como Google Ads o Bing Ads. Por tanto, en una estrategia SEM el anunciante paga cada vez que un usuario hace clic en un anuncio.

Diferencia entre SEO y SEM

Ahora que acabamos de ver qué significan estos dos conceptos, la diferencia entre SEO y SEM está clara, ¿o no?

Tanto el SEO y SEM buscan mejorar la posición de una web en los resultados de Google (o cualquier otro buscador), pero mientras que el SEO lo hace con técnicas orgánicas, el SEM lo hace a través de anuncios.

Pero cuando un usuario realiza una búsqueda, ¿cómo diferencia lo que es SEO de lo que es SEM? Es decir, ¿cómo sabe si un enlace está patrocinado?

Diferencia entre SEO y SEM en los resultados de búsqueda

Cuando realizas una búsqueda, verás que los resultados de pago y los resultados orgánicos no se muestran de la misma manera. Los resultados de pago (SEM) se muestran bajo la etiqueta «anuncio», mientras que los resultados orgánicos no llevan ninguna etiqueta y se muestran justo debajo de estos anuncios.

Esta es la principal diferencia entre SEO y SEM desde el punto de vista del usuario final, pero si tienes una página web, cambian un poco más.

1) Inversión

La diferencia más evidente entre SEO y SEM es la inversión necesaria en cada una de estas dos estrategias.

No te voy a decir que el SEO sea gratis. Trabajar el posicionamiento de una página web de forma natural requiere muchos recursos. Necesitas una persona que se dedique a crear contenido y que monitorice la posición de tu web en buscadores, necesitas que los aspectos más técnicos de tu web también se adapten a SEO, necesitas un servidor web de calidad… ¡Todo esto también tiene un coste!

Los costes del SEO son regulares y se mantienen en el tiempo, no es algo que realices una vez y ya está, ¡no! Es algo en lo que tienes que trabajar regularmente para mantener o mejorar tu posición, pero los resultados también perduran en el tiempo.

En cambio la inversión que realizas en SEM puede ser puntual, así como los ingresos. Es decir, puedes realizar una inversión de 15.000 € para la campaña de Navidad y dejar las plataformas de anuncios en pausa durante el resto del año. Únicamente tendrás resultados mientras dure la inversión, una vez que dejes de pagar, tu web dejará de mostrarse en la sección de anuncios.

2) Inmediatez en los resultados

Los resultados en SEO no son para nada inmediatos. Necesitarás tiempo para que tu proyecto posicione y, en cuanto logres mejorar tu visibilidad, ahí empezarás a ver los resultados. Esto pueden ser 3 meses, 6 meses, 1 año o lo que Google decida.

En cambio en SEM los resultados sí son inmediatos, una vez que pongas a funcionar tus anuncios en Google Ads o Bing Ads, tu página empezará a tener visibilidad y promocionarse en los buscadores.

Si hablamos de regularidad en los resultados, la cosa cambia bastante. Si logras posicionarte de manera orgánica, te aseguras que tu web aparezca de forma natural, sin necesidad de pagar por anuncios. Entonces, los resultados suelen mantenerse en el tiempo.

En SEM no ocurre lo mismo. Solamente tendremos resultados mientras dure la inversión, por lo que en cuanto dejes de pagar, directamente no habrá resultados.

3) Creación de contenido

Otro aspecto diferenciador en una estrategia de SEO y SEM es el tipo de contenido con el que trabajamos.

El contenido de calidad tiene un papel protagonista en SEO, de ahí a que muchas veces digamos que el contenido es el Rey. Es necesario crear contenido original, interesante y de calidad. Contenido que a tus usuarios les guste leer y, por supuesto, compartir. Los blogs suelen ser la plataforma más utiliza para su difusión.

En SEM el contenido es mucho más reducido y muchas veces se basa únicamente en la creación de anuncios orientados a las palabras clave más relevantes y landing pages orientadas a la conversión.

Los textos persuasivos, ofertas y buenas llamadas a la acción son imprescindibles para captar la atención de los usuarios y llevarlos directamente al carrito de compra.

4) Ubicación en las SERPs de Google

Bueno y no solo de Google, realmente en cualquier buscador web los anuncios patrocinados y los resultados orgánicos no ocupan el mismo lugar de la página.

Mientras que los anuncios ocupan la parte más visible de la web (zona superior y lateral), los resultados orgánicos se muestran justo de los anuncios. Pero… ¿te garantiza estar en la parte de anuncios más clics? No.

Obviamente hay un montón de factores que influyen en esto (meta descripciones, extensiones, las estrellas de Google…), pero hay muchos usuarios que no hacen clic en los anuncios porque saben perfectamente que se trata precisamente de eso, de publicidad.

Por norma general los anuncios únicamente tienen un fin comercial y, a veces, no ofrecen al usuario el contenido que están buscando. En cambio, en SEO es muy raro que los resultados que Google te ofrece no se adecúen a tu búsqueda.

 5) ROI o retorno de la inversión

Si hablamos de ROI o retorno de la inversión, también vemos claras diferencias entre SEO y SEM.

A corto plazo, puede que una estrategia SEM puede funcionar mejor. Al fin y al cabo, los resultados los consigues de forma inmediata, pero… ¿Y si hablamos del largo plazo?

En cambio, por norma general, en el medio y largo plazo el SEO es más efectivo y posee un mayor retorno de la inversión.

Entonces, ¿qué es mejor, SEO o SEM?

Mujer dudando entre elegir SEO o SEM

El eterno dilema… No hay una estrategia mejor o peor. El SEO y el SEM son dos estrategias de posicionamiento diferentes y no son para nada incompatibles, ¡al contrario!

Además de conocer las principales diferencias entre SEO y SEM, también es necesario conocer los puntos comunes. Realmente estas dos estrategias tienen como objetivo mejorar el tráfico y las conversiones de la web, pero utilizando técnicas diferentes.

Entonces, la cuestión no es elegir una u otra, la cuestión es saber combinarlas para lograr los mejores resultados.

Aunque el SEO sea sinónimo de sostenibilidad, pues te aseguras mucho mejor tu futuro, el SEM también es necesario para dar un impulso a tus ventas, especialmente cuando aún no has conseguido llegar a la primera página de Google.

SEO y SEM, mejor si van de la mano

No hay que ser drásticos. No se trata de elegir SEO o SEM, se trata de utilizar ambas estrategias de forma conjunta. Y para que lo veas más claro, a continuación te voy a dejar un ejemplo (muy general) para que veas que juntos, pueden funcionar mejor.

Muchas tiendas online, cuando empiezan, no tienen más remedio que recurrir a una estrategia SEM. Necesitan invertir en Google Ads para ganar tráfico a su web, generar ingresos y a su vez dar a conocer su marca. Realmente los clientes que llegan a través de un anuncio, es posible que quieran repetir e incluso recomendar la tienda.

Esto no significa que mientras tanto dejen de lado su posicionamiento SEO. Tienen campañas activas en Google Ads, pero a su vez están trabajando en el posicionamiento orgánico de su marca, a sabiendas de que los primeros resultados pueden tardar meses en llegar.

Una vez posicionada la marca, pueden mantener campañas activas, pero sus ingresos ya no dependen únicamente de realizar publicidad. Es más, la inversión en PPC (o pago por clic) puede disminuir o incluso reservarse únicamente para campañas específicas: lanzamiento de un producto, rebajas o, por ejemplo, Black Friday.

Y ahora dime… ¿quedó clara la diferencia entre SEO y SEM? Si no es así, aquí tienes la sección de comentarios 😉

¡Puntúa este artículo!

Total votos: 1. Promedio: 5

No hay comentarios

Escribe un comentario