Diferencia entre hosting y dominio: ¡Aclara tus dudas!

Diferencia entre hosting y dominio

En el post de hoy volvemos a uno de los temas más básicos, veremos la diferencia entre hosting y dominio. Realmente, si quieres montar un negocio online y ya has investigado un poco qué necesitas para llevarlo a cabo o cuánto puede costar crear una web, verás que en todos mencionan la necesidad de contratar un hosting y un dominio, ¿pero tienes clara la diferencia?

Si realizas una búsqueda en Google, seguramente te encuentres de todo: proveedores que incluyen un hosting muy limitado cuando registras un dominio, o algunos que te regalan el dominio cuando contratas un hosting (nosotros somos de estos últimos 🙂 ) y es normal que te hagas un poco de lío entre estos dos productos o si realmente los dos son necesarios para que tu página esté online en Internet.

Así que, esta vez trataremos de resolver todas las dudas para aquellos que todavía estáis empezando en esto. Por tanto, empecemos ya y aclaremos qué diferencia existe entre un hosting y un dominio.

Diferencia entre hosting y dominio

Realmente estos dos conceptos son servicios completamente diferentes, pero que todavía siguen suscitando muchas dudas incluso en personas que ya tienen una web para su negocio. ¿Es lo mismo un plan de hosting que un dominio? ¿Si ya renové mi hosting, porque tengo que renovar también el domino?

Para que no haya ningún tipo de confusión, veamos primero qué es el hosting web, luego qué es un dominio y ya por último, tú mismo podrás ver que son servicios completamente diferentes pero que uno sin el otro no tienen razón de ser.

¿Qué es hosting o alojamiento web?

Para que te hagas una idea, en español, hosting significa alojamiento. Y, si le añadimos la coletilla “web”, tenemos que el hosting o alojamiento web es el espacio que necesitamos para almacenar los archivos de una página web (documentos HTML, hojas de estilo CSS, imágenes, javascript…) y que estén disponibles en Internet las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Este servicio de alojamiento o hosting lo proporcionan los servidores web. Es decir, una especie de ordenadores muy potentes que guardan y transmiten la información a través del sistema de redes, es decir, a través de Internet.

Por tanto, tenemos que el hosting o alojamiento web es el espacio proporcionado por los servidores para que una web esté disponible en Internet desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora del día.

Tipos de hosting

Cada web es un mundo y está claro que no todas necesitan el mismo tipo de hosting. Por ejemplo, una web como la del Marca necesita muchos más recursos que una pequeña web corporativa o un blog personal.

Para satisfacer las necesidades de cada proyecto, existen diferentes tipos de hosting. A continuación veamos los 3 tipos de alojamiento web principales.

1) Hosting compartido

Es el servicio de hosting más básico, pero suficiente para muchas webs corporativas, blogs o negocios online que todavía no tienen un gran consumo de recursos (visitas, espacio…). En este tipo de alojamiento web se comparten recursos de RAM o espacio en disco con otros usuarios del servidor, aunque en cuentas completamente independientes.

Es muy habitual encontrar planes de hosting web o hosting SSD. Por ejemplo, nosotros siempre recomendamos estos últimos, al poseer discos más modernos y resistentes a vibraciones, se consigue un mayor rendimiento y una velocidad de carga muy superior a un plan de hosting más básico. Algo primordial si quieres ofrecer una mejor experiencia de navegación a tus clientes, ¡y esto Google lo recompensa muy positivamente!

2) Hosting o Servidores VPS

Es un servicio más avanzado y recomendado para proyectos en pleno crecimiento, tiendas online o negocios de dropshipping con tráfico elevado.

Un hosting o servidor VPS se trata de un servidor web físico dividido en diferentes máquinas virtuales independientes entre sí. ¿Qué significa esto? Al tener tu propia máquina, los recursos están garantizados y son exclusivos para tu web, dando una mayor flexibilidad e independencia que en un hosting compartido.

Al igual que en el caso anterior, también tienes el servicio estándar con discos SAS o VPS con discos SSD que proporcionan un nivel de rendimiento superior.

3) Hosting dedicado

Es la solución más avanzada de todas. Es este caso, el servidor web físico se destina a un único cliente que puede utilizarlo y administrarlo en función de las necesidades concretas de su proyecto.

¿Qué es un dominio?

Un dominio es un nombre único que identifica una web en Internet para que cualquier usuario pueda visitarla. Un dominio está compuesto por un nombre y una extensión. Por ejemplo, en nuestro caso el nombre es “lucushost” y la extensión del dominio “.com”. Juntos obtenemos el domino lucushost.com.

Extensiones de dominio web

¿Cómo funciona un dominio?

Para que una navegador pueda mostrar el contenido que el usuario solicita, necesita conocer la dirección IP de esa web, es decir, necesita conocer en qué servidor web se encuentra la información.

Por tanto, una IP (Internet Protocol) es la dirección de un servidor web. Para que te hagas una idea, es un número muy largo que sigue un formato como: 103.25.24.23. ¿Te imaginas tener que teclear una dirección así cada vez que quieras acceder a una web? ¡Imposible!

Decimos que imposible por dos razones: la primera es obvia, casi nadie podría recordarlo y encontrar en contenido que busca y la segunda es porque, como dijimos antes, en un mismo servidor pueden alojarse varias o muchas páginas web. Y aquí entra en juego un nuevo concepto: las DNS o el sistema de nombres de dominio. Las DNS son las encargadas de traducir el dominio en una dirección IP y mostrar en el navegador del usuario la página que busca.

¡Ahora la diferencia sí está clara!

Como hemos visto, el hosting y los dominios son servicios completamente diferentes, pero es necesario que trabajen de manera conjunta si queremos que nuestra web esté disponible en Internet las 24h del día.

Mientras que el hosting es espacio o almacenamiento que necesitamos para guardar toda la información de nuestra web, un dominio es simplemente la dirección de la web en Internet.

Te ponemos un ejemplo: piensa en tu casa. La infraestructura y todo lo que guardas en ella (ropa, mobiliario, menaje…) forman tu hogar, un espacio en el que vivir, pero… ¿Qué ocurriría si tienes una casa sin dirección? Nadie sabría donde está, por lo que nadie podría ir a visitarte. Con una web ocurre exactamente lo mismo.

Recapitulando…

Ahora que ya tenemos clara la diferencia entre hosting y dominio, ¿te animas a crear tu propia página? Aquí tienes una guía muy completa para crear tu web en WordPress de manera fácil.

En este post hemos tratado de explicarte cada uno de los conceptos por separado para que tú mismo pudieses entender que un hosting y un dominio son productos diferentes. Pero, si crees que se nos quedó algo en el tintero o tienes alguna duda, ¡la sección de comentarios está aquí, justo abajo!

Verónica Casas

Licenciada en Comunicación Audiovisual y amante del mundo de las tecnologías y de todo lo relacionado con páginas web y marketing online. Dedico parte de mi tiempo a escribir en este blog con el objetivo de ayudarte a lanzar tu negocio online. ¡Emprendamos juntos este viaje!

No hay comentarios

Deja un comentario