¿Qué es el dropshipping? Ventajas e inconvenientes de este nuevo modelo de negocio

Qués es el dropshipping: Ventajas e inconvenientes

Seguramente el término ya te suene de haberlo visto en algún blog o página web, pero ¿tienes claro qué es el dropshipping? Se ha convertido en todo un modelo de negocio, así que hoy veremos con calma en qué consiste y las ventajas y desventajas de esta nueva forma de emprender online.

¿Qué es el dropshipping?

El dropshipping es una variante del ecommerce o comercio electrónico más tradicional que ha transformado la logística por completo. Con este nuevo modelo de negocio, cada vez más extendido, la persona encargada de vender los productos, ya no necesita tener un stock de estos, sino que se encarga de vender productos de terceros (mayoristas).

En otras palabras, el dropshipping consiste en ejercer de intermediario entre un vendedor y el cliente final. Nunca llega a ver la mercancía, ni se encarga de su envío. Tan solo se encarga de recibir los pedidos o encargos de sus clientes y enviarlos a su proveedor o empresa mayorista.

La figura del dropshipper

El dopshipper es la empresa mayorista o proveedor que vende sus servicios a través de un intermediario. Es la encargada de la recepción de pedidos, gestión de inventarios, packaging y envíos.

¿Qué diferencias hay con respecto al modelo de ecommerce más tradicional?

La principal diferencia es la inexistencia de inventario. Tú no necesitas tener stock de los productos que vendes. Es tu dropshipper el que se encarga de tenerlos y distribuir en tu lugar los productos a tus clientes.

A simple vista, el hecho de no poseer inventario nos hace pensar que es el modelo de negocio perfecto: monto una página web, no invierto en productos o stock y tampoco me encargo de los pedidos, ¿qué tipo de inconvenientes puede haber?

Pero como ocurre siempre, hay muchos “peros” y esta nueva variante del ecommerce no parece convencer a todo el mundo. Si bien es cierto que algunos piensan que es una buena manera de emprender online, otros en cambio la rechazan sin pensárselo.

Está claro que no todo el monte es orégano, así veamos en profundidad las ventajas o inconvenientes de este tipo de negocio.

Ventajas y desventajas del Dropshipping

Ventajas e inconvenientes del dropshipping

Si estás pensando en emprender online y esta nueva variante de ecommerce te parece una buena opción, es importante que no te quedes solo con la parte buena. Hay algunas consideraciones que también deberías tener en cuenta si te quieres iniciarte en el dropshipping.

Ventajas del dropshipping

Empecemos por la parte buena. A continuación te mostramos algunas ventajas de este nuevo modelo de negocio.

1. Inversión inicial muy baja

Sin duda, es una de las principales ventajas, especialmente si estás pensando en montar tu propio negocio online. No necesitas tener ni el mínimo stock para empezar a vender online, con lo que esto puede suponer para cualquier persona que está empezando con su negocio. Tú simplemente te encargas de realizar la compra al proveedor una vez que el cliente haya realizado y pagado el pedido a través de tu tienda online.

La inversión inicial se limita únicamente a la creación de tu propio ecommerce y la difusión que puedas hacer de tu marca.

2. Amplio catálogo de productos

El hecho de no tener que invertir previamente en mercancía, hace que tu catálogo de productos pueda ser bastante más amplio que en un ecommerce tradicional. Es decir, puedes adaptar tu oferta a las tendencias del mercado, y no al stock del que dispones.

3. Fácilmente escalable

Cuanto más vendes, más trabajo tienes: eso es igual para todos los negocios, pero no en la misma proporción.

El hecho de que tú solo te dediques a realizar la venta y todo el proceso de procesamiento del pedido (gestión, embalaje, distribución o entrega) recaiga en manos de tu proveedor te liberará de una buena carga.

4. Ubicación flexible

Tu única infraestructura: un ordenador y una buena conexión a Internet. Lo bueno del dropshipping es que solo gestionas una web. ¡Y puedes gestionarla desde donde tú quieras! A diferencia de otro tipo de negocios que estás más limitado por la ubicación de un almacén o terceras empresas.

Inconvenientes del dropshipping

Hemos llegado a la parte “menos buena” de este nuevo modelo de negocio. Veamos algunos inconvenientes que pueden hacernos replantear esta forma de emprender online:

1. No gestionar el inventario puede volverse en tu contra

Ya hemos hablado de esto, el hecho de no tener inventario reduce muchísimo el riesgo de nuestra inversión, pero también puede ser un punto negativo para nosotros.

Es necesario que los inventarios de tus proveedores y tu propio sistema funcione a la perfección, y es algo que a veces cuesta conseguir. Especialmente cuando trabajas con más de un mayorista.

2. Poco control

El servicio post venta es fundamental si quieres tener clientes satisfechos y, en este caso, tú no tendrás control sobre él. Todo recae en manos de tu mayorista, por lo que es imprescindible estudiar las posibilidades que ofrecen, antes de aventurarte con el primero que encuentres.

Es importante que el cliente en todo momento conozca el estado de su pedido y tu proveedor tiene que tener en cuenta que un buen packaging, embalaje y los plazos de entrega de los pedidos son fundamentales para ambas partes. ¡El éxito de tu empresa depende ello!

Si sucede cualquier error, que créenos que siempre lo habrá (somos humanos), tienes que responsabilizarte ante el cliente y ofrecerle la mejor alternativa.

3. Los márgenes de beneficio son bajos

Menos riesgo, menos rentabilidad. El margen que ganas por cada producto que vendes es solo una pequeña parte del precio, por lo que necesitas generar un volumen de venta considerable si quieres tener un proyecto rentable.

Algunas recomendaciones si quieres iniciarte en el dropshipping

Recomendaciones para iniciarte en el dropshipping

Después de ver qué es el dropshipping y las ventajas e inconvenientes que puede suponer, es el momento de que tú evalúes si quieres emprender o no tomando como base esta nueva variante del ecommerce.

Antes de acabar, y si ya tienes claro que el dropshipping se ajusta a lo que estás buscando, déjanos darte algunas recomendaciones que no te vendrán nada mal para empezar con el pie derecho.

Elige un buen proveedor o mayorista

Será uno de los principales pilares de tu negocio, así que no puedes jugártela. Está claro que hasta que pruebes el servicio de tu dropshipper no sabrás si cumple o no tus expectativas, pero es necesario que antes de elegirlo, investigues un poco acerca de él. Asegúrate que utilizan una buena tecnología que te permita automatizar procesos, el servicio de atención que ofrece: ¿Las 24h del día o solo en horario de oficina? ¿Cuáles son sus métodos de contacto? ¿Responde rápido a tus consultas?

Ofrece un buen servicio de atención al cliente

Puede convertirse en un aspecto diferenciador de la brutal competencia que tendrás en Internet. Instala un chat en tu web, ofrece atención personalizada y rápida, crea un formulario de contacto en tu web… Haz lo posible para que el trato y la calidad de tu servicio sean aspectos destacables.

Servicio de hosting de calidad

Hay algunos proveedores de dropshipping que ya te facilitan ellos la plataforma para que tú puedas empezar a vender online sin más complicaciones. Si no es así, y prefieres crear tu propio ecommerce y hacerlo a medida, es importante que elijas un hosting de calidad. Al principio puedes empezar con un plan de hosting SSD y, si las visitas y las ventas empiezan a crecer, puedes pasarte automáticamente a un servidor VPS. Tendrás más flexibilidad, independencia y obtendrás un plus de rendimiento para tu web. ¡Ni te lo pienses!

Elige un buen CMS. Sí, además de un hosting de calidad, es necesario que te hagas con un buen gestor de contenidos que te ayude con el día a día de tu negocio. Por ejemplo, Prestashop es una buena opción y ha sido la reina del ecommerce por mucho tiempo, aunque la opción de WordPress con WooCommerce le está ganando terreno.

Seguridad web: contrata un certificado SSL

Vas a vender online, así que no hay excusas que valgan. Tus clientes necesitan sentirse seguros cuando navegan por tu web, especialmente si te van a facilitar sus datos personales y de pago. Además, con el nuevo cambio que implantará Google a partir de julio 2018, instalar un certificado SSL en tu web dejará de convertirse en una opción.

Invierte en el diseño de tu página

Si quieres hacerte con una buena cartera de clientes, es necesario que tu web esté optimizada para ello, así que un buen diseño es fundamental para que te tomen en serio. Además, con el nuevo algoritmo de Google que ya está empezando a funcionar, tienes que tener en cuenta que una web responsive es fundamental. Si ya estás trabajando en ello, aquí tienes algunas herramientas para probar tu web en dispositivos móviles.

El dropshipping no es un sistema de afiliados

Antes de empezar, es necesario que sepas que el sistema de dropshipping no es lo mismo que un sistema de recomendaciones o de afiliación como tenemos en LucusHost. Aquí tú no solo recomiendas el producto, sino que lo recomiendas y lo vendes. Tú serás la marca que muestras a tus clientes y tendrás que responsabilizarte si algo sale mal.

Ahora nos gustaría conocer tu opinión sobre el dropshipping. Y, si tienes experiencia con este nuevo modelo de negocio, es casi obligatorio que nos dejes un comentario contándonos tu experiencia. ¡Queremos conocerla de alguien que haya trabajado con el dropshipping en primera persona! 🙂

Verónica Casas

Licenciada en Comunicación Audiovisual y amante del mundo de las tecnologías y de todo lo relacionado con páginas web y marketing online. Dedico parte de mi tiempo a escribir en este blog con el objetivo de ayudarte a lanzar tu negocio online. ¡Emprendamos juntos este viaje!

No hay comentarios

Deja un comentario