Error 404: ¿Qué es y cómo solucionarlo en tu web?

Error 404: ¿Qué es y cómo solucionarlo?

Seguro que no es la primera que navegando en Internet, accedes a una URL y, de repente, se muestra uno de los errores más famosos, pero más frustrantes con el que nos podemos encontrar: Error 404, página no encontrada o, en algunos casos simplemente “404 not found” o “404 page not found”.

Sí, no hay duda que a nivel de usuario es muy negativo, no le estás facilitando la información que el usuario busca y, lo más probable es que abandone tu página. Además, no solo afecta negativamente a la experiencia de usuario, sino que tiene un impacto muy importante sobre el posicionamiento SEO de tu web. Así que es muy importante revisar tu web a fondo.

Para que tu web no se vea penalizada por el gigante de Internet, veamos realmente qué es un error 404 y cómo ponerle solución en tu web.

¿Qué es un error 404?

El error 404 es un código de estado HTTP que se envía desde el servidor web al navegador del cliente para indicar al usuario que el contenido al que está intentando acceder no se encuentra (de ahí, el mensaje 404 not found).

Las razones por las que el contenido no se encuentra o no están disponibles pueden ser muchas, desde un enlace que está roto o mal escrito, a un producto que ya ha sido descatalogado en una tienda online. Veamos a continuación con más detalle cuáles son estas razones y cómo solucionar el famoso error 404.

Razones por las que mi web muestra un error 404

El código de estado HHTP de error 404 se muestra cuando la página que el usuario está solicitando no se encuentra. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente que la página no existe en el servidor web y, por esta razón, no la puede mostrar.

Las causas más comunes por las que una web muestra un error 404 son principalmente estas dos:

1. La página ha sido eliminada.

Quizá si tienes una web corporativa no es un error muy habitual, pero si tienes un ecommerce o un negocio de dropshipping es algo más común de lo que piensas. Puede que Google todavía la esté mostrando en los resultados de búsqueda o que, sin darte cuenta, desde tu web todavía continuas enlazando a una URL que ya no existe. Ten en cuenta que esto puede ocurrir en un enlace interno de tu web, o bien, cuando estás enlazando a una web externa.

2. La URL está mal escrita.

No es muy habitual que si estamos navegando a través de Google escribamos directamente la dirección en la barra del navegador, pero puede ocurrir, y puede que lo estemos haciendo mal. O bien, que cuando añadiste algún enlace interno en tu sitio, por alguna razón, no lo incluiste correctamente.

Y esto, ¿afecta al SEO?

Antes de nada, ten clara una cosa: si afecta a la experiencia de usuario, afecta al SEO de tu página. ¡Esto es así siempre! Además, genera un pérdida de credibilidad y confianza por parte de tus clientes, lo que se traduce en menos visitas, menos conversiones y menos ventas.

Pese a que Google indica que la mayoría de los errores 404 no afectan a la clasificación de tu sitio web en Google, esto no quiere decir que no afecte directa o indirectamente a tu web. Es muy importante que revises periódicamente tu web y, cuando Google rastree tu sitio, no detecte muchos errores de este tipo (HTTP 404). Puede interpretar que no se realiza un mantenimiento de tu web y es probable que te penalice por ello.

¿Cómo detectar y solucionar el error 404?

Para ponerle remedio a los errores 404 de tu web, primero es necesario detectarlos. Y, en función del tipo de código de estado que sea, lo solucionaremos de una manera u otra.

Cómo detectar los errores 404

Es muy difícil tener todos los enlaces de tu web bajo control, así que puedes echar mano de alguna de estas herramientas que te simplificarán bastante esta tarea:

  • Google Search Console: A través de Search Console podrás conocer qué errores ha detectado el robot de Google en tus enlaces. Podrás hacerlo desde la sección Rastreo, pulsando sobre “Errores de rastreo” y, una vez que Google empiece a mostrarte toda la información, en la columna código de respuesta verás que algunos se marcarán como 404.
  • Screamig Frog: Se trata de una herramienta freemium, pero con la versión gratuita podrás analizar hasta 500 páginas de tu web. Simplemente tienes que descargar de manera gratuita la herramienta SEO Spider (disponible en su web) y empezar a rastrear tu web. Una vez que se complete al 100%, accede a la pestaña “Responses codes” y utiliza el filtro ‘Client Error (4XX)’ para acceder directamente a los códigos HTTP 404 de tu página.
  • Broken Link Checker: Otra herramienta que puedes utilizar de manera gratuita, pero en este caso puedes analizar hasta 3.000 páginas de tu web. ¿Lo mejor de todo? Es una herramienta online, no necesitas descargar nada y es muy fácil de utilizar.
  • Check My Links: En este caso se trata de una extensión de Chrome te te resultará muy intuitiva. Simplemente instálala en el navegador, accede a tu web como si fueras un usuario cualquiera y pulsa sobre el icono de la extensión.

¡Listo! Analizará los enlaces de tu web en segundos clasificando los enlaces en 4 categorías: enlaces válidos, redirecciones válidas, advertencias o enlaces rotos.

Cómo solucionar los errores 404

Ahora que tienes las herramientas necesarias para detectar códigos HTTP 404 en tu web, es necesario repararlos. En función de la causa de cada uno de ellos, veremos la solución que podemos aplicar.

  • Se trata de un enlace interno a tu sitio de una página que has eliminado. Si has eliminado la página de manera permanente, en este caso es lógico que muestres una página de error 404. Es lógico y Google no te penalizará por ello.
  • Es un enlace interno a tu web de una página que has movido. Imagínate que tienes un ecommerce y has decidido eliminar la categoría “Zapatos infantiles” y crear una nueva como, por ejemplo, “Zapatos de niños”. En este caso, si alguien accede la categoría “Zapatos infantiles” (porque todavía se muestra en los resultados de búsqueda, o bien, por que llega a través de un enlace), lo correcto sería realizar una redirección, de la URL antigua a la nueva para evitar un mensaje de error 404 y mantener a ese usuario en tu web.
  • Has cambiado el nombre de una página y no has redirigido la URL antigua a la nueva. Este caso es muy similar al anterior, tienes que crear una redirección 301 en el archivo .htaccess de tu plan de hosting.
  • Se trata de un enlace externo que han eliminado. Es muy habitual si, por ejemplo, normalmente incluyes enlaces a otras páginas en tu web (todos lo hacemos y a todos nos pasa). En este caso la solución es bien fácil: busca un enlace alternativo o bien, elimínalo directamente.
  • Es un enlace interno o externo mal escrito. Aquí la solución está clara, simplemente corrígelo.

Muy importante… ¡Personaliza tu página de Error 404!

No hemos hablado de esto hasta ahora, pero es casi lo más importante de todo. Crear una página personalizada para este tipo de error es fundamental y, por supuesto, si se te da bien e intentas añadir una pizca de humor, ¡mejor que mejor!

¿Por qué? Pues bien, sea por el motivo que sea, el usuario no ha encontrado en tu web lo que buscaba, ¿vas a dejarlo irse, así sin más? Intenta retenerlo, mostrarle otras secciones alternativas de tu web o incluye un buscador que lo guíe a través de tu página. ¡Haz lo que sea para no perderlo!

3 buenos ejemplos de páginas de error 404

¿Necesitas inspiración? Aquí te dejamos algunos ejemplos muy buenos de páginas de error 404 que logran con creces lo que hemos intentado en este post: que un error así no afecte a la experiencia de usuario de tu web.

1. La Tira de Marketing

2. Adobe

3. Dilbert

 

 

 

Verónica Casas

Licenciada en Comunicación Audiovisual y amante del mundo de las tecnologías y de todo lo relacionado con páginas web y marketing online. Dedico parte de mi tiempo a escribir en este blog con el objetivo de ayudarte a lanzar tu negocio online. ¡Emprendamos juntos este viaje!

No hay comentarios

Deja un comentario